Las plantas de interior más fáciles de cuidar

Si tienes poco tiempo o poca mano para con las plantas, ahora que se avecina el invierno puedes vivir más tranquilamente con estas especies vegetales de interior muy decorativas y de fácil cuidado. Estas cinco plantas que vamos a ver van a responder bien a tus atenciones y vas a poder presumir ante tus invitados de que te apasiona la jardinería.

Como recomendamos en los cuidados para la gran variedad de plantas que tenemos en nuestra web de Floristería Molina (visita el buscador de ésta web para localizar la planta que deseas conocer más a fondo) las plantas de interior tienen en común una serie de cuidados, como que es preferible la falta de agua que el exceso, o que es mejor siempre no echar abono que excederte.

Te presentamos a continuación las cinco plantas que consideramos más fáciles de cuidar, y que puedes adquirir en nuestra floristería, puesto que casi siempre hay en existencias. Si no pídelas a Ana y en cuestión de días las tendrás en casa.

 

Potho

Es una planta a la que no le gusta en exceso la humedad y su primer síntoma de sobre hidratación es precisamente la aparición de manchas marrones sobre sus hojas.

Es una planta que pese a carecer de flores y no tener un follaje llamativo, ha tenido muy buena aceptación, gracias a poseer un increíble poder de adaptación. Los tallos principales suelen crecer de 30 a 46 cm al año en interior. En estado silvestre adquiere tamaños extraordinarios en su fase de adulta y cultivada como planta ornamental, aunque se reduce considerablemente su tamaño, puede llegar fácilmente a los dos metros de altura e incluso más. Cuando se cultivan con tutor como plantas trepadoras aumenta el tamaño de las hojas, ocurriendo lo contrario cuando se dejan colgar.

Leer más cuidados sobre el Potho.

poto

Espatifilio

¿Te imaginas una flor que, además de ser preciosa, limpie el aire de aquel lugar donde se encuentre? Pues estas características y muchas más las tiene una especie llamada espatifilio (o espatifilo), que cada vez está más de moda. Una de sus virtudes más importantes es que purifica el ambiente mediante la eliminación de las sustancias nocivas del aire, devolviendo al mismo tiempo oxígeno puro. Además es una planta muy decorativa, gracias a sus vistosas hojas de color verde oscuro y flores blancas deslumbrantes, que alegran cualquier rincón.

Leer más cuidados sobre el Espatifilio.

espatifilio

Bambú de la suerte

Es la típica planta de oficina capaz de sobrevivir en las condiciones más inhóspitas: con poca luz, sin apenas humedad ambiental, con una calidad de aire pésima… Según la tradición china, esta planta atrae la suerte y mejora el flujo de energía en el lugar donde está. Aunque se venden en pequeños recipientes con agua, lo ideal es cambiarla a una maceta con sustrato, donde sobren alrededor unos 5 cm. Es de crecimiento lento, por lo que no necesita apenas cambio de maceta. La temperatura que aguanta es la estándar de los pisos modernos, de 18 a 24ºC, y la luz que le gusta es la indirecta, aunque en un sitio bien iluminado. Es objeto de montajes decorativos o ikebana, aunque para ello hay que forzar su crecimiento con luz para que sus tallos adopten intrincadas geometrías. Simplemente girando la maceta de vez en cuando se consiguen algunas de estas formas…

Leer mas cuidados sobre el Bambú

bambu

Cinta

La cinta es de las plantas más duras. Es perenne y poco exigente. A cambio sus hojas alargadas que caen en cascada ofrecen siempre un aspecto agradable y decorativo. No necesita abono, responde bien a ambientes en semisombra y tampoco pide mucha agua. Las hojas marrones son señal de poco riego o bajo nivel de humedad en el ambiente. En invierno, especialmente si la calefacción reseca mucho el ambiente, es conveniente pulverizar las hojas con agua.

Leer más cuidados sobre la Cinta.

cinta

Drácena

Tropical y de fácil cultivo, la drácena trae a nuestros hogares el exotismo de países lejanos gracias a su apariencia de palmera. Su versatilidad proviene de su capacidad para adaptarse tanto a exteriores como interiores. De crecimiento lento, destacan sus ornamentales hojas planas, que suelen ser verdes, aunque pueden incorporar tonalidades rosadas o púrpuras.

Leer más cuidados sobre la Drácena.

dracena

Vegetación por todas partes en el nuevo catálogo IKEA

Fuente: IKEA

El libro mas impreso del mundo viene éste año cargado de plantas y vegetación. El catálogo de IKEA muestra el verde de las plantas con un papel protagonista, tanto es así que parte del mobiliario estará destinado exclusivamente a sostener macetas y plantas de interior y asegurarse de que tienen un soporte adecuado y unas condiciones hídricas y lumínicas suficientes.

Geranio. Cuidados.

El geranio es una de las plantas más populares de Andalucía. Entre sus peculiaridades, su colorido, su vistosidad y su fácil cultivo , hacen que sea la favorita para adornar jardines o decorar interiores. Pensar en un geranio es ver un rojo muy vivo o un rosa muy alegre, pero son más de las que imaginamos las variedades que este ejemplar nos ofrece, no sólo en cuanto su apariencia, sino también en sus aromas.
Las hojas son de distintos tamaños y las flores varian de color. Las fragancias que suelen exhalar los geranios pueden ser ,.similar a las rosas, limón, nuez moscada, o menta.

COLOCACIÓN.
Los geranios son flores que necesitan mucha luz y lo ideal es cultivarlos en jardines o colocar las macetas en un balcón o ventana exterior. No obstante, si son cultivados en interiores es importante que puedan estar expuestos al sol y guardarlos en un ambiente ventilado. Debemos tratar que las temperaturas no sean muy bajas, ya que no soportan heladas, pero tampoco aguantarían ambientes muy por encima de los 30º C. En este caso es recomendable que les reservemos los lugares más frescos de la casa.

RIEGO
La asiduidad en el riego dependerá de en qué fase se encuentre la planta. Si está en floración, normalmente en primavera o verano, deberemos proporcionarle agua suficiente dos veces a la semana . El resto del año apenas es necesario, e incluso es adecuado dejar que el terreno se seque antes de volver a mojarlo. Para regarlas, es importante tratar de no humedecer sus hojas, ya que si se mojan podrían desarrollar hongos . La mejor solución es ayudarnos con una regadera y adentrar la boquilla hasta la tierra de la maceta.

ABONADO
El uso de abonos está indicado si sufren carencia de nitrógeno, si les faltase este componente es muy probable que nuestro geranio presente un tono amarillento en sus hojas y que su aspecto sea poco saludable.

PODA
La poda de los geranios sin ser obligatoria, es muy recomendable realizarla en la época que va desde mediados de marzo a la segunda quincena de abril o en el periodo estival que abarca los meses de julio y septiembre. La poda se puede realizar por encima del segundo brote, siempre y cuando queden hojas o brotes en la planta. Es conveniente recordar que en toda poda hay que llevar a cabo el corte siempre en diagonal.

OBSERVACIONES
Es conveniente retirar las flores marchitas para que éstas no consuman recursos de aquellas que necesitan de verdad los nutrientes.

Clavel. Cuidados.

El clavel es una planta de conocido uso ornamental. Puede llegar a tener hasta 1 m de altura con hojas angostas, opuestas y envainadoras y flores vistosas. Los colores más normales son el rojo, rosado, blanco, salmón y amarillo y bicolores.
En principio, el clavel silvestre florece durante la primavera y verano. Pero lo más normal es encontrar el clavel cultivado, pues se puede hacer florecer de manera artificial cuando se quiera, incluso en pleno invierno
Los ramos de hojas tanto secas como frescas combinan muy bien en coronas de flores y en anillos florales, en especial cuando se trata de delicadas flores de verano.

COLOCACIÓN.
A pleno sol. La temperatura óptima de día oscila entre los 22 y 24º C y de noche, entre los 10 y 12º C. Los 0º C son fatales, pues se pueden formar lunares y deformaciones en los pétalos.

RIEGO
Requiere un riego constante.

ABONADO
El clavel tiene altas necesidades nutritivas. Es necesario realizarlo una vez por semana en primavera y verano. Durante el resto del año, basta con abonarlo una vez al mes.

PODA
Con la poda se consigue que la planta ramifique y que las primeras flores sean más largas. Cuanto más alto se efectúa el corte más flores se obtendrán, pero la calidad puede ser no muy buena al ser demasiadas para la planta. Por el contrario, si se poda muy cerca del suelo, saldrán pocas flores aunque serán de buena calidad.

Yuca. Cuidados.

La yuca o yucca es un arbusto perenne también conocida como mandioca, capaz de alcanzar los dos metros de altura. Se trata de una verdura tropical que está formada por una masa de hojas rígidas espadiformes, en cuyo centro se alzan tallos erectos con flores campanuladas, principalmente de color blanco, aunque las hay de flores amarillas, verdes y violetas. Su raíz fibrosa es consumida como alimento.

COLOCACIÓN.
Necesitan luz en abundancia para crecer fuertes y sanas y agradecen el exterior en verano. En invierno no gustan exceso de calor y prefieren temperaturas que rondan los 8-13Cº y en verano la temperatura ambiente.

RIEGO
La principal causa de muerte de las yucas es el riego excesivo. Deja que el compost se seque antes de volver a regar. En verano, riega una vez por semana y en invierno, cada 15 ó 20 días. Es importante que la tierra esté bien drenada y que no esté obstruído el agujero de drenaje del fondo.

ABONADO
Debe de añadírsele abono líquido al agua cada semana durante los meses estivales pero con la mitad de la dosis recomendada.

Tulipán. Cuidados.

El tulipán es una planta de carácter bulboso que florece en primavera. Es especialmente apreciada por la belleza de su flor y la variedad de sus colores.
La planta alcanza una altura de entre treinta y sesenta centímetros, aunque hasta la primavera, su tallo, hojas y flores se encuentran encerradas de forma comprimida dentro del bulbo.
La parte más llamativa del tulipán es su flor, especialmente apreciada por la gran cantidad de colores en que existe. También hay especies bicolores que proporcionan una gran alegría al jardín.

COLOCACIÓN.
Se pueden situar a pleno sol o semisombra. Soporta bien el frío, de hecho, necesitan pasar frío para florecer, de ahí que los tulipanes no sean adecuados para climas tropicales y subtropicales.

RIEGO
Regar abundantemente, sin encharcar. No hace falta pulverizar ni las hojas ni las flores.

ABONADO
Proporcionarle abono granulado una vez cada 30 días. Cuando haya terminado la floración, regar con un fertilizante para plantas de flor.

PODA
Después de la floración sus hojas se marchitan. Hay que cortar el tallo principal, pero no las hojas mientras se mantengan verdes para que el bulbo acumule reservas.

OBSERVACIONES
El tulipán florece, aproximadamente, a los ciento veinte días de haber sido plantado y conserva su belleza y buen aspecto durante veinte días.

Tomillo. Cuidados.

El tomillo es una planta perenne de tallo leñoso, de escasa altura, que pueden vivir en suelos pobres y pedregosos de regiones secas. Sus hojas son diminutas y poseen esencias aromáticas.
Es una planta muy fácil de cultivar. Además de su uso culinario como condimento de numerosos platos, se puede tomar en infusión para curar resfriados. También se utiliza para aromatizar las casas cortando ramitas que se clavan en las macetas de las plantas de interior.

COLOCACIÓN.
Necesita sol, crece bien en todo tipo de suelos y resiste bastante la sequía y a las heladas.

RIEGO
Su gran resistencia a la sequía es una de sus valiosas ventajas, siendo poco exigente con el riego.

ABONADO
No abones con fertilizantes minerales ricos en nitrógeno porque disminuye su resistencia a las heladas, al crecer más tierno.

PODA
Como muchas plantas aromáticas el tomillo se poda tras pasar la floración cada año. Lo más aconsejable es recortar ligeramente varias veces a finales de primavera y durante el verano para facilitar su crecimiento.

Rosal. Cuidados.

El rosal ha conquistado una popularidad que difícilmente puede disputarle cualquier otra flor. De hecho, está considerada como ‘la reina de las flores’. Además de su aroma, suave y exquisito, las rosas tienen el atractivo de sus hermosas flores y una apariencia elegante que la hace ser la planta más cultivada en parques y jardines de todo el mundo.
Hay muchos tipo de rosales: rosal mini, rosal chino, rosal trepador, rosal de copa o árbol, rosal de corte (para floristas, caracterizados por tener el tallo muy recto), etc. Para todas las variedades, los consejos de cuidado son similares.

COLOCACIÓN.
Es evidente que las especies de flores grandes son ideales para ser cultivadas en el jardín, y las pequeñas en balcones y terrazas. En la práctica no existen situaciones ambientales, excluida la sombra total, que impidan el cultivo de la rosa. Basta con que el rosal reciba de tres a cuatro horas de sol por la mañana para que florezca regularmente. La planta no debe ponerse a favor del viento, ni tampoco a pleno sol. Sin embargo, la versatilidad de la rosa hace que pueda adaptarse a condiciones adversas de temperaturas y cantidades variables de sol y de lluvia.

RIEGO
El rosal prefiere los términos medios; ni excesivo riego ni demasiada sequía. Si se tiene en maceta, conviene regarlo cada 3 ó 4 días; en el caso de que esté en el jardín, una vez a la semana.

ABONADO
Cuando riegues es bueno añadir un poco de fertilizante líquido al agua, sobre todo en época de floración. Al iniciar el otoño conviene suministrar un producto rico en potasio para facilitar la acumulación de sustancias nutritivas.

PODA
La razón primordial por la cual se podan periódicamente los rosales es para evitar ramificaciones inútiles que sustraen la savia de la misma e impiden que se desarrollen de forma correcta y se desarrollen flores de calidad. Una planta con muchas ramas, da flores en abundancia, pero de una apariencia mediocre, ya que malgasta la savia en alimentar ramas innecesarias. Se recomienda que después de una poda se fertilice.
Existen dos tipos de podas: la de formación, que se realiza en el primer año y consiste en la formación adecuada del sostén; y la fitosanitaria, que se lleva a cabo a partir del primer año y que supone eliminar todas aquellas ramas enfermas, quebradas o con plagas.

Romero. Cuidados.

 

El romero no sólo huele muy bien, sino que es muy ornamental y llega a alcanzar 1.5 metros de alto por lo que es útil cultivarlo en hileras para dividir bancales de hortalizas o para dividir espacios en el jardín. Combina muy bien con carnes sabrosas como las del cordero, carnero o cerdo. Su sabor es agradable, pero penetrante, por lo que hay que utilizarlo con tiento.

SIEMBRA
Las semillas se siembran en hileras, a 10 cm unas de otras. Se deben sembrar principalmente desde finales de invierno a finales de verano y pueden durar hasta dos años. Germinan a las 4 semanas. Si se quiere que germinen antes, se ponen antes de sembrar en remojo en agua templada durante la noche anterior.

COLOCACIÓN.
El romero se coloca en lugares donde exista un mínimo de 6 horas de exposición a la luz solar diarias.

RIEGO
Será suficiente con un riego moderado. No se debe regar muy a menudo a la planta.

PODA
Se puede cortar o podar cuando se quiera, pero siempre dejándole brotes verdes y cortándole los que estén feos o amarillentos. También se le puede podar para darle forma como seto. Es una planta muy fuerte.

OBSERVACIONES
Los ramilletes de romero se arrancan en cualquier época del año en cantidades pequeñas desde el segundo año en adelante. Las flores se usan para aromatizar, lo mismo que los tallos y las hojas.
Se dice que tiene la virtud de ahuyentar las plagas, por lo que las plantas que están a su alrededor se ven protegidas.

Prímula. Cuidados

Planta perenne provista generalmente de hojas radicales oblongo-obovadas, dentadas o arrugadas, más claras por la cara inferior. Sus flores, compuestas por cinco pétalos y sostenidas sobre un pedúnculo y en penachos son amarillas, blancas, rosas, violetas o rojas.

COLOCACION.
Dentro de casa la primula precisa un lugar muy iluminado. Sufre mucho con las temperaturas altas de una sala de estar. Las flores duran poco en estas condiciones. Mantenlas alejadas de la calefacción.

RIEGO
Mantén el sustrato constantemente húmedo en época de floración y riega poco en invierno, a no ser que tenga flor. Verifica que el agujero de drenaje no está obstruído y que no se acumula agua en el fondo.
Como frecuencia orientativa, en primavera y verano riega 2 ó 3 veces por semana y 1 en otoño e invierno. A fines del invierno, justo cuando los capullos empiecen a formarse, aumenta el riego.

ABONADO
Aporta un poco de fertilizante líquido líquido para plantas de flor cada 15 días a partir de otoño o cuando broten los capullos.
El abono alargará la floración al igual que si vas eliminando las flores que se vayan marchitando.