Cactus. Cuidados.

Existen multitud de variedades de cactus. Poseen normalmente aréolas o una cubierta de espinas.
No tiene sentido para nadie el dedicarse al cultivo de  plantas que habitualmente se encuentran cubiertas de espinas utilizadas como sistema defensivo o para retener la humedad. El verdadero amigo de los cactus sabe que sus plantas no solamente ofrece un aspecto de formas raras y extravagantes, sino que también alegra nuestra casa o jardín con preciosas e insólitas flores.
El cactus nos enseña lo dura que puede ser la supervivencia aprovechando al máximo todos los recursos; el vive y en ocasiones sobrevive. El agua o la luz siempre llega. El cactus representa un homenaje a la resistencia.

COLOCACION.
Los cactus precisan un lugar con mucha luz, aunque el sol directo todo el día podría provocar quemaduras en determinadas especies más delicadas. Lo mejor es una posición donde disfruten de sol una parte del día, al menos unas 5 ó 6 horas de sol, de mañana o de tarde. Los Cactus grandes toleran más el sol que los pequeños, pero incluso al alcanzar los 4-5 años conviene que parte del día estén bajo una leve sombra

RIEGO
La idea de que los cactus no deben regarse o no necesitan agua para vivir es una auténtica falsa. Los cactus agradecen un buen trago, aunque si es cierto que pueden vivir largos períodos sin agua.
La mayoría de los cactus tienen un período de reposo durante el invierno, durante el cual necesitan poca agua o ninguna si vivimos en un ambiente húmedo. Si tenemos algún cactus en una habitación con calefacción es adecuado regarlos normalmente para evitar que se marchiten. Un cactus normal, con tierra seca y una temperatura mínima de 4,4ºC no precisa de riego.
Siempre acertaremos si regamos por defecto que por exceso. Si damos demasiada agua a las plantas puede aparecer la superficie de la tierra enverdecida, síntoma de que el suelo se está acidificando. Lo que haremos es ampliar el intervalo de riego.
Nos puede servir de ayuda lo siguiente: en verano, regar cada 4 ó 5 días. En primavera y otoño, cada 7 ó 10 días.

ABONADO
Para abonar nuestros cactus, una opción (para mi es la mejor) es aplicar abono líquido mezclado con el agua de riego. No debemos excedernos en la cantidad a aplicar ni en la frecuencia de abonado. Si no sabemos cuanto debemos echar, mejor es aplicar poca cantidad. Podemos aplicarle cualquier tipo de abono líquido utilizado para plantas de interior.

EL CACTUS ANTIRADIACIÓN
Para saber un poco mas sobre los cactus hablamos ahora de uno de los cactus mas pupulares y conocidos. el cactus antiradiación.
Diversos y probados estudios, que se realizan desde hace casi dos décadas, han demostrado las virtudes de algunos cactus columnares para corregir las alteraciones causadas por las radiaciones electromagnéticas que producen muchos electrodomésticos, como por ejemplo, los televisores y ordenadores personales.  Quizás el cactus más conocido por estas propiedades sea el Cereus peruvianus, comercializado masivamente en Estados Unidos desde mediados los años 80.

En general, las características que deben tener estos cactus para que tengan mayor eficacia son:
1- Debe tratarse de especies columnares, no esféricos o formando grupos.
2- Su epidermis debe estar recubierta por una capa más o menos cerosa (si tocamos el cactus dejaremos la huella de nuestro dedo en su tallo), de color azulado o verdoso.
3- La mayor o menor capacidad para restablecer el ambiente normal, en una habitación alterada por emisiones electromagnéticas, viene dada por el tamaño (área de superficie) del cactus, y no por su número de espinas, costillas o caras. A mayor tamaño, aumenta la capacidad de neutralización.
4- Las especies mas comunes y fáciles de encontrar son: Cereus peruvianus, Myrtillocactus geometrizans, Pilosocereus azureus, Marginatocereus marginatus, Polaskia chichipe, Pachycereus pringlei, entre otros.

cereus_peruvianus

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.