Ciclamen. Cuidados.

Si hay una planta propia de los meses fríos del año, ésa es el ciclamen. Pese a su fama de difícil cultivo, el hecho de traer un ambiente colorido al gris invierno hacen de esta bulbosa una flor perfecta para cualquier hogar o jardín. Cierto es que necesita unos cuidados especiales y diferentes al resto de las flores pero, con sus múltiples variedades y tamaños, puedes crear una buena combinación de flores para imitar el brillo típico de la primavera.

COLOCACIÓN.
Las corrientes de aire y los cambios de temperatura no los admite, al igual que un clima cálido, por eso, se recomienda no situarla en un ambiente mayor a 20º C. Prefieren sitos sombreados, frescos y húmedos. No se aconseja colocarlos a la luz directa del sol, ya que este factor provocará que se marchite de forma más rápida. Necesitan espacio para respirar, por lo que hay que colocarlos bastante separados del resto de las plantas.

RIEGO
Aunque requiera mucha agua, el exceso de humedad no le conviene. Se recomienda echar el agua en un platillo y dejar que la absorba durante 10 minutos. Evita regar el centro de la planta. Con un par de riegos por semana es suficiente, aunque un buen modo de saber si hay que echarle agua es esperar a que la tierra se haya secado.

ABONADO
Este tipo de especies necesita un fertilizante líquido, que se añade al agua de riego cada 15 días, durante el crecimiento y cuando esté en flor.

OBSERVACIONES
Cuanto más baja sea la temperatura, más durará. Un buen truco es colocar la maceta sobre guijarros mojados o dentro de otra maceta más grande con turba húmeda. Suelen durar varios años en condiciones correctas y las flores tienden a disminuir de tamaño con la edad de la planta.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.