Crisantemo. Cuidados.

Los crisantemos ofrecen numerosas variedades aptas para todos los gustos. Sus inflorescencias son tan diversas que nos permiten elegir entre un gran surtido de colores y formas, así como plantear innumerables diseños para los arriates o bonitos ramos de flor cortada. Se pueden conseguir las flores blancas, cremas, amarillas, naranjas, rosas, bronce o púrpuras. Suelen ser tan numerosas que ocultan parte del follaje.

COLOCACIÓN.
Necesitan luz intensa, aunque no solar directa. Requieren de un clima más bien frio. Las temperaturas calidas acortan el periodo de floración del crisantemo.

RIEGO
El crisantemo es un gran consumidor de agua y de nutrientes. Es una de las pocas flores que se pueden regar por aspersión. Para incrementar la humedad, deben colocarse las macetas sobre bandejas con agua o en recipientes con turba húmeda .

ABONADO
Es una planta muy exigente con los nutrientes, principalmente nitrógeno y potasio. Con el riego puede añadirse algún fertilizante rico en nitrógeno. Durante el crecimiento de la planta es recomendable aplicar hierro.

PODA
Para la renovación de la planta, es conveniente podarlo tras la floración y abonar cada 15 días.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.