Helecho. Cuidados.

La esplendorosa forma en la que se distribuyen las hojas del helecho, lo han convertido en una planta muy apreciada en interior y muchos lo eligen por su elegancia encima de una mesa, como planta de cuarto de baño o como colgante. Por otra parte, disponen de un follaje tan llamativo que son ampliamente aplicadas en la realización de arreglos florales.
Uno de los aspectos en los que se diferencia el helecho de otras plantas es la amplia variedad de géneros y especies en los que se subdivide. Gracias a este cuantioso catálogo, tenemos la posibilidad de optar por el que más nos guste y, al mismo tiempo, por aquél que mejor se adapte a la situación que le asignemos. Los cuidados que aqui exponemos son comunes a todos ellos.

COLOCACIÓN.
Su enorme resistencia convierte al helecho en una planta con gran capacidad de adaptación. La colocación no implica demasiado esfuerzo: basta con que nos preocupemos de mantenerlos lejos del sol intenso y de lugares muy sombríos. Los expertos recomiendan mantenerla entre los 12 y los 18º. En las casas con calefacción fuerte, el helecho sufre las consecuencias de un ambiente excesivamente seco.

RIEGO
El riego es fundamental para que el helecho tome sus nutrientes y crezca sin problemas, por eso es importante que el sustrato o mantillo almacene bien el agua. Así, tendremos cuidado al regarla para no pasarnos con la humedad. Riega siempre por abajo, es decir, colocando la maceta un rato sobre un plato con agua. Pulveriza el follaje con frecuencia para que disfrute de humedad

ABONADO
Alimenta las plantas de manera regular mediante un fertilizante líquido en la mitad de dosis recomendada por el fabricante.

OBSERVACIONES
Conviene cambiar el macetero cada primavera.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.