Pensamiento. Cuidados.

Es una planta que, por su colorido y gran resistencia, es colocada a la entrada de muchas ciudades y pueblos en glorietas y pequeños jardines que adornados como una alfombra de varias de estas flores, rebosan colorido y alegria. Además resulta perfecta si de lo que trata es de adornar jardineras en los balcones, combinándose por ejemplo con petunias y con begonias.
Requiere unos cuidados extremadamente sencillos y su variedad de tonalidades la hacen favorita frente a otras especies que, si bien también dispone de una gran gama de colores, son menos resitentes a los climas adversos.

COLOCACIÓN.
Siempre debe darles el sol, ya que necesitan de iluminación natural. Resisten muy bien las frías temperaturas del invierno.

RIEGO
Riego cada 2-3 días durante la floración

ABONADO
Plantado a principios del otoño con tierra nueva, los nutrientes durarán dos meses. Después, regar con abono para plantas de flor.

PODA
Cortar las puntas de los tallos florecidos después de la caída de las flores para provocar la formación de otros capullos.

OBSERVACIONES
El pensamiento es una planta ideal para el invierno, una época en la que son pocas las plantas que tienen flores, y es entonces, cuando dan una nota de color.

No hay comentarios todavía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.